Excite

¿Son los móviles malos para la salud?

El miedo a las nuevas tecnologías no es algo nuevo. Ya en tiempos de los primeros ferrocarriles se temía que esa 'endiablada' velocidad fuera mala para la salud y ahora vemos esos temores como algo pueril. Sin embargo, sí es cierto que algunos nuevos descubrimientos pueden ser problemáticos y a menudo merece la pena ponerse del lado de la precaución.

Una de las alegaciones en contra de los móviles es el de causan infertilidad en los hombres. Se supone que llevar el móvil en un bolsillo delantero del pantalón aumenta la temperatura de la zona genital, lo que es contraproducente para los espermatozoides. Eso puede tener sentido, aunque los efectos son muy limitados. Sin embargo, hace poco ha salido otro estudio que indica que usar el móvil durante más de una hora al día disminuiría también la fertilidad. Los expertos ya han explicado que ese estudio se realizó sobre hombres con problemas de fertilidad previos, que los resultados se obtuvieron de un cuestionario y no de la observación directa y que, en resumen, el estudio tiene poca credibilidad.

Pero lo que más se teme es que el uso del móvil produzca cáncer. Sin embargo, hasta el momento todos los estudios indican que no se puede establecer una relación entre ambos. Antes que nada, hay que decir que la radiación electromagnética forma un espectro en el que están incluidos desde los rayos X, pasando por la luz visible, hasta las ondas de radio y las microondas. El que la radiación sea cancerígena o no depende sobre todo de la energía que lleve, por eso se distinguen dos grupos: las radiaciones ionizantes, que son cancerígenas, y que incluyen los UV, los rayos X y los rayos gamma, y las radiaciones no ionizantes, que no tienen suficiente energía como para provocar alteraciones en el ADN y no son cancerígenas, que incluyen la luz visible, los infrarrojos, las microondas y las ondas de radio. A este segundo grupo pertenecen las emisiones de los móviles y el wifi.

Lo que sí parece probado es la relación entre el uso del móvil y el insomnio. Usar el móvil por la noche significa que seguimos viendo luz cuando tendríamos que estar a oscuras. El cerebro lo interpreta como que todavía es de día y se alteran los ciclos del sueño. El problema se agrava porque las pantallas emiten luz azul de LED, a la que son más sensibles las células que intervienen en el proceso.

FOTOS: 8 famosos con defectos físicos

Por último, el uso excesivo del móvil puede tener consecuencias en la musculatura y el esqueleto. Una mala postura sobrecarga el cuello y la columna vertebral, con las consecuencias que todos conoceos, pero el efecto no es distinto al de cualquier otra actividad en la que se mantenga una postura forzada. Algunos datos apuntan también a la posibilidad de desarrollar rizartrosis del pulgar, un tipo de artrosis provocada por el movimiento del pulgar al escribir textos, pero de momento no se puede considerar probado. Otra cosa sería hablar de la salud mental, pues se dan casos de adicción al móvil con todas las consecuencias psicológicas que eso tiene.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017