Excite

¿Merece la pena el Black Friday?

  • Răzvan Băltărețu - Flickr

El Black Friday es otro de esos días comerciales importados de Estados Unidos. Se trata de una jornada de descuentos y ofertas generalzidas tanto en las tiendas físicas como en internet cuya fecha se ha fijado en el cuarto viernes de noviembre, de modo que para ellos queda justo después de una de sus fiestas más queridas, la de Acción de Gracias. Aparte de esto, no son muy diferentes a lo que en España han sido las rebajas de fin de temporada de toda la vida.

Las precauciones básicas que se aplican a las rebajas son de utilidad también en el Black Friday. Por ejemplo, las compras compulsivas no suelen ser buena idea y algunas rebajas puede que en realidad no sean tal. Aparte, en el Black Friday no se trata tan solo de descuentos en los precios, sino también de ofertas como ofrecer servicios adicionales para un artículo a precio normal.

También hay que tener en cuenta las técnicas gancho: ofrecer algún producto con un descuento muy sustancial para atraer compradores a la tienda, que luego se llevarán otros artículos a precios mucho más cercanos al habitual. Otro gancho es el de las ofertas que duran solo un par de horas o tienen stock limitado, que persiguen el mismo fin, que la tienda se llene de clientes.

Otra táctica es la de intentar hacer pasar por precio con descuento lo que en realidad es el precio habitual, mediante el viejo truco de colocar al lado un precio superior tachado. Nada garantiza que ese precio tachado fuera el original ni que se pueda encontrar otro precio incluso mejor en otra parte. De hecho, se está acusando a alguna cadena de venta de electrodomésticos y electrónica de estar hinchando precios en los días previos para presentar entonces los habituales como si fueran rebajas especiales del Black Friday.

FOTOS: Diez cosas por las que se pagan miles de euros

De manera secundaria, no está de más llevar al calculadora en mano para comprobar si una oferta es realmente interesante. A veces se dan descuentos incompatibles entre sí, y puede resultar más ventajoso uno que otro según el caso concreto. Si se trata de una compra por internet, hay que incluir los gastos de envío en los cálculos para saber si realmente el total resulta tan interesante como parece.

En el caso de los productos gancho, ya agotados al llegar a la tienda, pueden provocar la sensación de 'aprovechar el viaje' y, ya que estás allí, comprar cualquier otra cosa. Hay que pararse a pensar si realmente, por muy buena que sea la oferta, vamos a dar uso a esos tarros de crema hidratante para periquitos. Sobre todo si no tenemos periquito.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018