Excite

¿Es verdad lo de los plátanos con SIDA que circula en Facebook?

  • Noticias Mundo vía Twitter

Los mensajes en cadena han encontrado su medio ambiente ideal en las redes sociales. Aunque la mayor parte son inocuos y el mayor perjuicio que causan es el fastidio de ver el muro lleno de tonterías, algunos llegan a crear alarma.

El más reciente es el de los plátanos contaminados con SIDA. El bulo va acompañado de unas imágenes que muestran unas manos con guantes de látex inyectando algo rojo a un plátano y después un plátano pelado en el que se ve un núcleo rojo. Como, además, la imagen parece tomada de un noticiero televisivo, con una línea indicando que la directora de la OMS lo ha confirmado, no es extraño que más de uno se lo haya creído.

Pero un simple análisis muestra que la noticia no es más que otro bulo. Para empezar, resulta difícil imaginar a una persona inyectando sangre contaminada en miles de plátanos. ¿De dónde va a sacar tanta sangre con SIDA? ¿Y dónde ha podido dedicarse a inyectarla en los plátanos? ¿Subido a una escalera y directamente en las plataneras? ¿En un almacén en el que nadie se ha fijado en él porque están muy ocupados cargando cajas? ¿Va de frutería en frutería?

Pero aunque fuera cierto que alguien ha inyectado sangre contaminada con el virus del SIDA en los plátanos, el riesgo de infección al comerlos es nulo. Fuera del huésped, el virus del SIDA sigue siendo viable (y, por tanto, contagioso) durante algunas horas, pero solo en el caso de que las condiciones sean similares a las del cuerpo humano. Un plátano no está a una temperatura similar a la de los seres humanos, ni sus células son parecidas. Además, desde que se recogen de la platanera hasta que llegan a la frutería pueden pasar días o semanas, demasiado tiempo para que el virus sobreviva.

FOTOS: ¿Cómo son 200 calorías en algunos de los alimentos más consumidos?

El virus del SIDA, por último, se contagia al poner en contacto fluidos como la sangre. Al ingerirlos no pasan directamente al torrente sanguíneo sino que, al contrario, quedan destruidos por los ácidos gástricos. Por eso es imposible contagiarse de SIDA comiendo esos plátanos supuestamente contaminados.

Cada cierto tiempo aparecen bulos como este, falsedades que solo buscan crear alarma. Hace un año se lanzó un mensaje similar, pero usando naranjas en lugar de plátanos. Cuando se reciba un mensaje como estos, antes de reenviarlo sin pensar, es mejor hacer una búsqueda por la red que confirme o desmienta su veracidad.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018