Excite

El paso de Steve Jobs por Pixar y Disney

En los últimos meses se ha hablado mucho del CEO de Apple y de su salida de la gran empresa de la manzanita por su delicada situación de salud. De modo que ahora, como pasa con todos los temas de actualidad todos opinan sobre Steve Jobs, sus decisiones, y el futuro de Apple, sepan o no de lo que están hablando.

Sin embargo, pocos conocen realmente la historia profesional de este genio. Y es que el exdirector ejecutivo de Apple no solo ha marcado un antes y un después en el mundo de la tecnología, sino que su paso por otros sectores, como el del contenido también ha dejado su huella.

Hablamos de Pixar, compañía que Steve Jobs compró a Lucasfilm, legendario sello de George Lucas, cuando este se encontraba en una crítica situación económica.

Si hoy hablamos de Pixar pensamos solo a películas de animación, pero en 1986, la empresa se dedicaba a algo diferente: la venta de hardware de gama alta. Uno de sus clientes principales por aquel entonces era Disney Studios, estos utilizaban la Pixar Image Computer como ordenador para acelerar el proceso de coloreado en sus animaciones en 2D. Producto que aún teniendo como principales compradores a Disney nunca tuvo un gran éxito de ventas.

La solución llegó de la mano de John Lasseter, uno de los empleados de Pixar, quien desarrolló una serie de animaciones para demostrar la potencia de este ordenador. Sus trabajos llamaron mucho la atención en la convención de gráficos por ordenador más importante del mundo, la SIGGRAPH. Para hacernos una idea, una de las creaciones de Lasseter fue Luxo Jr., la lámpara que más tarde se convertiría en el símbolo de Pixar.

Fue entonces cuando Jobs decidió poner en venta la división de hardware de Pixar en 1990, mudar las oficinas a California y cerrar un trato de 26 millones de dólares con Disney a cambio de tres largometrajes animados por ordenador. Fue Toy Story en las Navidades de 1995 la película que salvó la empresa en aquel momento.

A partir de ahí, las películas Pixar-Disney eran un éxito asegurado, sin embargo, los problemas de entendimiento entre ambas empresas eran más que latentes. Según Jobs, 'La gente de las industrias de contenido no entiende la parte creativa de la tecnología'. Y quizás los de Disney pensaban lo mismo pero al contrario.

¿Qué como acaba esta historia de amor odio? Pues acaba, o sigue que en 2006, Disney adquirió a Pixar por 7.4 mil millones de dólares, convirtiendo así a Jobs en el mayor accionista de los estudios con 7%. Además, el ex CEO de Pixar y Apple obtuvo una silla en la junta directiva de Disney y John Lasseter se convirtió en Jefe Creativo.

Y así, vemos como el idolatrado genio de la manzana no solo ha marcado para siempre el mundo de la tecnología sino que además ha tenido un papel esencial en la revolución del cine de las últimas décadas.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2020