Excite

El dilema de la migración a Windows 7

Ya está confirmado que la próxima entrega del navegador Internet Explorer no será compatible con Windows XP. Si alguien todavía dudaba de la voluntad de Microsoft por jubilar al XP, ya tiene una razón más para convencerse. Tarde o temprano, particulares y empresas tendrán que enfrentar la temida migración a Windows 7.

Y es que el fiasco que supuso el Windows Vista ha dejado una brecha demasiado ancha entre versiones del sistema operativo de Microsoft y pasar del XP a Windows 7 puede dar algunos quebraderos de cabeza, como la actualización de equipos informáticos o la conversión de archivos.

La pregunta que hay que hacerse es: ¿vale la pena la migración a Windows 7? Y lo cierto es que no hay una respuesta definitiva ni válida para todos los usuario. Eso sí, Microsoft está decidida a forzar el cambio y ante esa presión poca resistencia podrá ofrecerse.

Además, la migración a Windows 7 puede ser muy positiva si se hace con voluntad. Este sistema operativo es mucho más rápido que los anteriores y ofrece una interfaz muy ágil, con interesantes soluciones de acceso directo y organización de archivos. Los que temían un nuevo fiasco pueden estar tranquilos.

Así pues, lo más conveniente es poner en una balanza los pros y los contras que supone la migración a Windows 7. Para muchos, un factor decisivo será el alto precio del nuevo sistema operativo, por lo que no hay que descartar otras opciones como pasarse a Linux u otros sistemas de código abierto.

Imagen: A Beautiful Mind en picasa.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018