Excite

Consolas de novena generación: podrían ser las últimas o incluso no ver la luz

Fue en 1972 cuando comenzó la primera generación de consolas. Desde ahí se han ido sucediendo míticas máquinas de ocio. Los dos colores y los cartuchos intercambiables de la Atari 2600 dieron paso al color de las 8 bits, tras varias generaciones aparecieron los polígonos y la sensación de tridimensionalidad, cada vez mayor potencia, velocidad y realismo hasta llegar a su más que probable fin con las consolas de novena generación en un futuro muy próximo.

¿Habrá una novena generación de consolas?

Sony, Nintendo y Microsoft son las tres grandes compañías de consola en la actualidad. Desde que saliera a la venta Nintendo 3DS en 2011, comenzó la octava generación de consolas. A esta le siguió PS Vita y Nintendo 3DS XL. Pero oficialmente muchos opinan que hasta 2012 no comenzó la octava generación con la aparición de la primera consola de sobremesa, Wii U de Nintendo. En respuesta a ello, Microsoft sacó a finales de 2013 la Xbox One, y a su vez Sony presentó PlayStation 4.

El fin de los tiempos

Las consolas de novena generación seguramente sean las últimas en el mercado. Esto es más que probable por la transición que se vive entre el formato físico y el digital. Y es que cada vez es mayor la oferta a través de la red. Esto reduce muchos gastos tanto a las compañías creadoras de videojuegos como a los usuarios para adquirirlos. Además la proliferación de la distribución digital está potenciando un uso de internet cada vez más imprescindible.

Según la firma Ibis Capital el mercado ha ofrecido ventas de software muy por encima de la venta de hardware. La distribución digital no hace más que aumentar y esto no presenta un futuro muy prometedor para Nintendo, Sony y Microsoft.

Datos estadísticos poco esperanzadores

Las consolas de novena generación parecen tener una traba estadística importante. Por ejemplo, Wii vendió 10 millones de unidades en los 10 primeros meses a la venta mientras que su sucesora de octava generación, WiiU vendió en el mismo tiempo solo 3,91 millones de consolas.

Además las empresas encargadas de los gráficos no pueden seguir asumiendo los excesivos gastos que fueron necesarios para qué, en su momento, PlayStation2 tuviera una potencia gráfica superior a la de los ordenadores. Todo esto, sumado a la incursión de Google y Apple en el mundo de los juegos para móviles no hace más que agrandar el problema, por lo que lo único que se puede asegurar a día de hoy es que el futuro para los juegos para ordenadores está mucho más a salvo que la vida de las consolas, sobre todo gracias a Steam.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017