Excite

¿Debo dejar usar el chat a los niños?

La extensión del uso de las nuevas tecnologías a cada vez más facetas de la vida moderna afecta también a los más pequeños de la casa. El dejar o no usar el chat a los niños es una pregunta que cada vez se hacen más padres ante la insistencia de éstos.

Dejar a los niños usar el chat ¿cómo y cuándo?

Las maneras de comunicarse a través de internet hacen posible hablar con personas que se encuentran en el otro extremo del plantea, y no solo con gente que conocemos o de la que poder fiarse. Es aquí donde entra en juego la posibilidad de dejar usar el chat a los niños, debido a los problemas y situaciones a las que pueden ser abocados ante su desconocimiento.

Los expertos aconsejan que si se opta por permitir usar el chat a los niños, que sea siempre bajo la supervisión de un adulto, estando así aconsejados sobre lo que pasa en todo momento, algo especialmente recomendable ante la cantidad de información, no siempre apropiada, a la que se pueden ver sometidos. Educar en el uso de internet es una oportunidad que los padres no deben dejar pasar.

A pesar de que es fácil encontrar espacios que en teoría son solamente para niños, hay que desconfiar de ellos, no por la propia página en sí, sino porque cualquiera puede hacerse pasar por niño sin serlo. Muchas veces los propios adultos son el peligro más grande al que se enfrentan los niños.

No obstante, es recomendable que la vigilancia se haga de forma natural, sin crear alarma ante la situación. Usar el chat y navegar por internet no tiene que ser un tabú para ellos, sino un proceso de aprendizaje tan natural como otro cualquiera.

Eseñar a los niños a usar el chat de forma segura

El uso del chat por parte de los niños es una cuestión que cada vez abordan más padres y educadores. Este proceso de aprendizaje debe de hacerse de forma natural, continua y ordenada, evitando crear una situación de alarma innecesaria. A pesar de que hay que decicarle mucho tiempo, los resultados merecen la pena.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017